Ir al contenido principal

EL TALANTE DE LA INQUISICIÓN LAICA


La aspiración de algunas ideologías a establecer una cátedra de sabiduría sobre cualquier materia me provoca una gran aprensión. Sobre todo en la medida en que intentan ocupar espacios de decisión que corresponden tan sólo a la esfera personal íntima -y libérrima- de la persona individual.

Además, cual moderna Inquisición laica, también señalan y condenan a todo aquel que se aparta de su programa de alienación mental.

Desgraciadamente son muchas las ocasiones en que nos encontramos a partidos y representantes políticos presentando discursos que pretenden establecer dogmas de fe -como los que critican- sobre temas tan dispares como la energía nuclear o el aborto libre.

Esas ideologías han conducido a la humanidad a callejones sin salida en innumerables ocasiones. La hipocresía extrema de sus creadores -Marx, Engels...- y de muchos de sus representantes convertidos en falsos profetas -el Che Guevara o Hitler, por ejemplo- han llegado a intentar justificar la tortura y la muerte.

Por eso tengo claro que progreso, en el plano ideológico, significa no deificar, ni idolatrar las ideas elevadas al rango de dogma.

A fin de cuentas las buenas ideas son aquellas que permiten al hombre vivir en consonancia con el mundo que le rodea, sin estridencias, en una sociedad del bienestar y del conocimiento. Facilitar esa forma de vida debe ser la obligación y el objetivo de las ideologías y los partidos.

Eso exige mentes libres que recuperen el concepto clásico del mundo: "el Hombre es la medida de todas las cosas".

El ser humano es y reclama eso. Y luego, por supuesto que cada cual crea en lo que quiera, para eso nacemos libres.

Entradas populares de este blog

La transparencia en el ejercicio de la representación pública: una respuesta jurídica a las necesidades de la sociedad.

El clamor de la sociedad
La actualidad informativa no deja lugar a dudas y la corrupción, que abarca a políticos y funcionarios de las distintas Administraciones públicas, copa noticiarios y tertulias. España se encuentra alarmada por la evidente escalada que se ha producido en la comisión de delitos contra la Administración pública en concurrencia con otros delitos societarios y económicos.
El panorama es desalentador porque la mayoría de los ciudadanos, que viven acosados por la situación de crisis económica, ven con desesperanza como se han hundido en el fango de la corrupción los que debían resolver el problema. Parece que los otrora líderes se han desentendido de la política como un servicio al interés público para convertirlo en el trampolín desde el que alcanzar sus intereses personales.
Algunas veces los titulares escandalizan más que la realidad, porque los medios de comunicación recogen denuncias interesadas que a la postre resultan mendaces y falsarias. Los enemigos políticos,…

POR EL DERECHO A LA VIDA

Fotografía: bebé no nacido, feto de 18 semanas.

"El crimen mayor está ahora, no en los que matan, sino en los que no matan pero dejan matar".

Ortega y Gasset

PONED EL ORDENADOR DE LOS NIÑOS DONDE PUEDA VERSE

Internet es una herramienta que ofrece a niños y jóvenes un catálogo de posibilidades muy atractivo para su ocio y sus relaciones sociales. Acceder a ese mundo resulta cada vez más fácil y frecuente para ellos, aunque no siempre sea recomendable.

A la mayoría de los padres nos preocupa que nuestros hijos menores puedan mantener contactos con personas desconocidas.

La inmensa mayoría de los adolescentes son usuarios de redes sociales como Tuenti. Y muchos confiesan haber acudido completamente solos a una cita a ciegas concertada por Internet.

La campaña Menores en la red, ¿un juego de niños?, de Panda Security, nos llama la atención acerca de la necesidad de supervisar el uso que hacen los niños de Internet.

No se trata de prohibir, sino de educar para una navegación segura, en un mundo virtual que no es más que la prolongación del mundo real, en el que nos puede pasar todo lo bueno y lo malo que nos ocurre en la vida real.

Los padres debemos preocuparnos por saber con quién mantienen…